domingo, 1 de junio de 2014

In memoria JOSE GONZALO FERNANDEZ MIERES (1943-2014)

Gijón ha perdido a uno de sus grandes promotores culturales y deportivos de las últimas décadas. Gonzalo Mieres ha fallecido hoy a los 71 años a causa de un edema pulmonar. Nacido en Mieres del Camino, se trasladó de niño con sus padres a Gijón, donde fijó su residencia y se convirtió en uno de los principales ‘embajadores’ de la música coral y el folclore asturiano. Su actividad empresarial comenzó en 1960 en Cros, S. A. Trece años después se incorporó a Esnova, compañía de la que fue director y consejero delegado y de cuya mano recogió en Detroit el premio de General Motors como mejor fabricante y diseñador de contenedores especiales para el transporte y el almacenaje. Desde 2001 fue también consejero de Ideas en Metal. Su actividad empresarial fue brillante, pero en el plano cultural lo fue aún más. En 2008 se jubiló de la actividad profesional, en la que destacó como empresario innovador y diseñador reconocido, y aprovechó para intensificar sus colaboraciones periodísticas y en los programas Bravo Asturianísimo, Luces de la Ciudad y Aulas de Cultura de EL COMERCIO. Pero su actividad cultural había comenzado ya en los años sesenta, siempre con una especial preocupación el apoyo a los colectivos más vulnerables., resaltando en sus crónicas los perfiles más humanos y propiciando la participación ciudadana. En el año l962 se incorporó a Gesto, grupo de teatro de cámara y ensayo, realizando una intensa labor como actor y miembro del equipo. Junto a otros compañeros, se hizo cargo del Grupo de teatro T.E.U. y fue el director en 1968 de la obra ‘Fedra’, de Unamuno. En el año 1972 puso en marcha y presidió en el Centro Asturiano de La Habana de Gijón, el grupo de teatro de vanguardia Talía. También mantuvo una estrecha vinculación con la Agrupación Artística Gijonesa a partir de setiembre de 1977, y esta entidad le galardonó en el año 1995 con el IV Premio Gigia, por su apoyo periodístico alentando a la sociedad y a sus artistas. En ese mismo año, en diciembre de 1995, la Asociación Folclórica Los Collacíos le entregó el VI Premio’ Maíces de Oro’. A estos galardones le siguieron otros muchos. En el año 1994 recibió el Premio especial de ‘Proyecto Hombre’ por sus informaciones periodísticas sobre la problemática de la droga y su contribución al programa de rehabilitación de toxicómanos. En ese mismo año recibió también la Insignia de Oro del Orfeón Gijonés ‘Enrique Montes’ y el Premio ‘Estrella de Oro’ de la Asociación de Vecinos ‘San Julián’, de Roces. En Octubre de 1994 fue distinguido con la Insignia de Oro y el homenaje popular y multitudinario organizado por la Agrupación musical de pulso y púa ‘Sonatina Gijonesa- Fidelio Trabanco’, con la adhesión de infinidad de sociedades y representaciones populares y empresariales. Y en 2013, recibió la medalla de plata de Gijón, como reconocimiento a toda una vida de dedicación a su ciudad, su cultura y sus gentes. Un hombre de familia y "un paisanu" Pero de lo que más orgulloso se sentía Gonzalo Mieres no era de los reconocimientos, sino de su familia. Padre de cinco hijos, abuelo de nueve nietos, su primera reacción cuando recibió la Medalla de Plata fue decir «no lo veo, no lo veo». Eso sí, reconoció que le emocionaba "mucho", especialmente por lo que suponía el galardón de reconocimiento de la ciudad a la que tanto quiso. Ese día recordó su estrecha vinculación con EL COMERCIO «desde donde hemos impulsado todas las iniciativas culturales, deportivas, vecinales y sociales que se llevan a cabo en Gijón». Gonzalo Mieres era "un paisanu en el sentido clásico". Así lo definió el director general de EL COMERCIO, Julio Maese, durante el homenaje del que este promotor cultural recibió el premio a los Valores Humanos. «Ha sido una personalidad especial y compleja, marido ejemplar, padre dedicado, empresario innovador, diseñador reconocido, periodista agudo y sensible, director de teatro independiente y arriesgado, folclorista apasionado, presentador de televisión natural y ameno, ajedrecista sagaz, promotor y protector de inquietudes y expresiones ciudadanas». Esas fueron las mútiples facetas de un hombre que el director general de EL COMERCIO recordó en un acto de homenaje con el que se reconoció a un hombre que desde 'Bravo Asturianísimo', 'Luces de Ciudad', el 'Aula de Cultura' o los numerosos actos en los que participó de forma altruista siempre quiso "dar escenario, micrófono, presencia, voz y protagonismo a cientos de asturianos que tenían algo que decir, que cantar, que contar, que presentar, algo que representar, algo que preguntar o algo que proponer». A pesar de que en los últimos años ya había sufrido algún problema de salud, Gonzalo Mieres nunca quiso dejar de lado su pasión por la música y la cultura. «No se envejece mientras haya ilusiones y proyectos», solía decir.