sábado, 1 de agosto de 2015

ArcelorMittal triplica beneficios por el aumento de las ventas en Europa

El contexto en el que se mueve el mercado del acero sigue siendo a día de hoy complicado. Está marcado por la caída no sólo de los precios, sino de la demanda -es así en todas las áreas geográficas menos la europea-, y por unos elevados niveles de importaciones. Por eso, el hecho de que ArcelorMittal haya conseguido cerrar el segundo trimestre del año con un beneficio neto cercano a los 160 millones de euros, que supone triplicar el resultado obtenido en el mismo periodo de 2014 y dejar atrás las pérdidas, superiores a los 660 millones, del primer trimestre resulta, cuando menos, esperanzador. Y, más aún, que ese «modesto resultado neto positivo», como lo definió ayer Lakshmi Mittal, presidente del consejo de administración y de la dirección general del grupo siderúrgico, se deba en buena medida al aumento de las ventas en el viejo continente, donde las plantas asturianas trabajan a pleno rendimiento y donde los resultados obtenidos fueron muy positivos.
El volumen de expediciones ascendió de abril a junio en Europa a 10,9 millones de toneladas, un 6,9% más con respecto al mismo trimestre de 2014, reflejo de la continuada tendencia de mejora de la demanda de acero. Un dato que permitió compensar los bajos precios de venta y mantener estable la cifra de negocio.
El beneficio neto que el grupo obtuvo en el segundo trimestre del año fue, no obstante, insuficiente para compensar las abultadas pérdidas del primer trimestre que se debieron, fundamentalmente, al efecto desfavorable de las diferencias de cambio por la fortaleza del dólar. Y, así, el grupo no pudo evitar que el semestre cerrará en rojo, con unas pérdidas de 490 millones de euros, más del triple que las del mismo periodo de 2014.
Pero el hecho de que en Europa las perspectivas del mercado del acero sigan siendo favorables, invita al optimismo. El CEO de ArcelorMittal Europa, Aditya Mittal, no ocultó ayer su satisfacción por «publicar unos buenos resultados. Nuestras cuentas reflejan una combinación de una mejora de los fundamentales del mercado y los beneficios de la política de recorte de costes». El directivo afirma que las perspectivas del mercado europeo siguen siendo positivas y prevé que la recuperación de la economía del viejo continente siga mejorando.
De hecho, mantuvo su previsión de que el consumo de acero en Europa crezca este año entre un 1,5% y un 2,5%.
Las cifras de la multinacional antes de intereses, impuestos y amortizaciones (EBITDA) ascendieron en Europa a 617 millones de euros, lo que supone un incremento del 22,7% con respecto a los 503 millones generados en el mismo trimestre de 2014. Un resultado que afianza las buenas expectativas de sindicatos y de los propios directivos de la multinacional en Asturias de cara a que el grupo siga adelante con el ambicioso programa de inversiones que contempla para la planta asturiana con la construcción de unas nuevas baterías de cok en Gijón como principal caballo de batalla.
Por lo pronto, la multinacional, que este año invertirá más de 2.600 millones, concretó ayer la próxima ampliación de la capacidad productiva de la planta de bobina caliente y galvanizado de Cracovia, en Polonia con un gasto aproximado de 130 millones de euros. Será el lunes cuando el grupo comunique a los sindicatos sus resultados en España, que se esperan positivos, mejores incluso que los del trimestre anterior -entonces ganó 13,9 millones, frente al 1,1 de todo 2014-, vistos los datos obtenidos a nivel europeo, donde la planta asturiana tiene un importante peso. La previsión es un cierre de semestre positivo, con un incremento tanto del EBITDA como del EBIT (resultado neto de explotación), lo que permitirá no sólo la amortización de las inversiones sino que los trabajadores recuperen capacidad adquisitiva.
No hay que olvidar que del resultado que obtenga el cluster en el que se integra Asturias depende que los trabajadores recuperen el 8,5% de la parte variable de su salario en cumplimiento de los acuerdos del convenio marco y del convenio colectivo de 2012 y que estarán también vigentes en el presente ejercicio. Si se cumplen las previsiones que manejan las centrales, éste podría ser el trimestre en el que más salario recuperen los trabajadores, un porcentaje que podría llegar al 8%. Destacan, sobre todo, la buena marcha de las instalaciones de largos, que se han convertido, aseguran, en un referente a nivel europeo «gracias al importante esfuerzo que han realizado los trabajadores».
Mejora la tesorería
El resultado positivo obtenido en el segundo trimestre, sumado a la reducción del endeudamiento neto en términos interanuales ha llevado a la dirección de la siderúrgica a mantener sus previsiones que, según recordó Mittal, «contemplan generar en el ejercicio un flujo de tesorería positivo». De esta forma, las ganancias operativas se situarían al cierre del ejercicio cerca de los 6.000 millones de euros.
Con todo, la empresa redujo entre abril y junio sus ingresos en un 19%, hasta 16.890 millones de euros. Esta caída se debió a la reducción de los precios de venta del acero, que se contrajeron algo más de un 4%. Hay que tener en cuenta que la empresa ha podido compensar esta caída con un aumento de más del 7% de los volúmenes de acero entregado. La compañía no prevé ahora cambio alguno en las cifras globales de consumo de este año respecto a 2014, mientras que con anterioridad auguraba un repunte de entre el 0,5% y el 1,5%. Los mayores ajustes a la baja en las previsiones de demanda se concentran en Brasil y en los países del área más próxima a Rusia. Además, ha moderado sus expectativas sobre China y EE UU.